Photo by Tiago Rosado

Podrá realizar retiros cualquier persona monje o laica capacitada para ello, para los retiros largos será de máxima importancia la presentación por escrito de un Maestro reconocido, avalando la práctica de dicho retiro como al retirarte comprometido.

Los retiros tendrán un costo de arrendamiento de la caseta y la manutención durante la duración del retiro. Este dinero será reservado para cuestiones económicas monásticas como traer Maestros y enseñanzas, ayudar a retirantes sin recursos económicos, viajes, gasolina etc.

 

 

Si algún retirante avalado por un Maestro reconocido, le es de suma importancia realizar un retiro y no le es posible por asuntos económicos, creemos que el dinero no debe de ser un obstáculo para la realización de dicho retiro, puesto que es mucho más importante. Por nuestra parte no habrá ningún impedimento para intentar solucionar su realización. Sí será imprescindible una carta de su Maestro reconocido, avalando su situación económica.